Inteligencia Artificial y Neurociencia: El tándem prodigioso

La inteligencia artificial (IA) y la neurociencia prometen una asociación cada vez más fructífera con resultados sorprendentes en el desarrollo y construcción de máquinas y aplicaciones inteligentes.

 

De hecho, Demis Hassabis, el gurú de la IA de Google y fundador de Deep Mind, dice que la inteligencia artificial está perdida si no se inspira en el cerebro. Hassabis colabora también con OpenAI, compañía de investigación artificial sin ánimo de lucro respaldada por Elon Musk.

 

Hassabis ha dicho: “sólo podremos expandir los límites de los intelectos artificiales mediante una mejor comprensión de la inteligencia humana”.

 

Se trata de pasar del enfoque tradicional de la inteligencia artificial dominado por modelos de lógica y matemática teórica, a cálculos biológicos complementados por la neurociencia y que juegan un papel activo en las funciones cognitivas.

 

Vamos a ver algunos detalles.

 

 

Conoce cómo funciona tu cerebro

Entender el cerebro y su nivel de complejidad es uno de los grandes desafíos científicos de nuestro tiempo.

 

El cerebro humano, que es la estructura más complicada del universo conocido, tiene 86.000 millones de neuronas. Eso quiere decir que dos cerebros como el tuyo, muy probablemente suman los 200.000 millones de estrellas que se calcula contiene la Vía Láctea.

 

Y eso no es todo.

 

Hay entre 100 y 500 billones de sinapsis (conexiones entre neuronas), así que hazte una idea de la magnitud del potente ordenador que tienes en el interior de tu cerebro.

 

 

Las investigaciones neurocientíficas hacen posible entender los diferentes mecanismos neurocognitivos que subyacen a la conducta humana, y el uso de tecnologías como la magnetoencefalografía (MEG) permite el estudio de la actividad cerebral casi en tiempo real.

 

Después de casi dos décadas de experiencia en el uso de la MEG en investigación médica, se confirma que es una tecnología ideal para estudiar los procesos cognitivos que rigen la conducta y una fuente ineludible de inspiración en la evolución de la inteligencia artificial.

 

 

Inteligencia artificial y neurociencia

 

 

Las investigaciones neurocientíficas pueden ser la clave de la innovación en la IA.

 

IA y Neurociencia: un estímulo para el futuro

Tenemos sobre los hombros una maquinaria versátil, eficaz, sólida e inteligente que consume menos de 20 vatios de potencia en un día normal de actividad.

 

Cuando la IA sea menos artificial y más como el cerebro, podrá acercarse a lograr las proezas de las que este es capaz.

 

Las cualidades insuperables del cerebro para las interacciones complejas y en tiempo real con el mundo, pueden ser de gran utilidad para conseguir crear IA con más capacidad de razonamiento.

 

Los investigadores de IA que tratan de imitar las funcionalidades notables del cerebro, obtienen ventajas aprendiendo más sobre la neurociencia, y acerca de las diferencias entre la inteligencia humana y la artificial.

 

Por otra parte, el campo de investigación neurocientífica también se beneficiará de los avances en IA, para ayudar a entender la inteligencia humana y lidiar con la enorme cantidad de datos que maneja la neurociencia moderna.

 

Casi nadie duda que la IA desplegará todo su potencial para construir conocimiento inspirado en el intelecto humano.

 

¿Lo adivinas? En el cerebro están las respuestas.

Empieza a tomar decisiones estratégicas