Análisis packaging neurociencia

Packaging: Analiza el cerebro del consumidor y elije un diseño exitoso

Nadie duda que el packaging pueda llegar a ser una potente herramienta de marketing.

Su función va mucho más allá de la simple protección del contenido, y es mucho más que un soporte físico, un bonito envoltorio o un sistema de identificación o incluso de protección del producto.

El packaging también es más que imagen. Es un actor imprescindible en el punto de venta, establece la comunicación inicial con el cliente y consigue que un porcentaje muy alto de los consumidores confíe en la presentación de los productos para orientar sus decisiones de compra.

¿Tienes una visión real de la reacción de los consumidores ante diferentes versiones de packaging?

Resultados revolucionarios con rigor y validación científica están ahora a tu alcance con un margen de error casi nulo en el proceso de obtención y análisis de datos.

Veamos cómo.
 

Diferencia tu oferta con un packaging vendedor

Puede que a ti te guste un determinado diseño de packaging, pero piensa en esto: ¿le gustará a tus clientes?

El packaging hace más fácil la vida de los consumidores y a veces no basta con una gran idea.

 

 

Es lo primero “que se ve”.

Un packaging acertado ayuda a poner en valor el producto que el cliente se va a encontrar en su interior, marca la diferencia frente a tu competencia, refuerza la notoriedad de la marca y refleja los valores de tu empresa.

Y algo más sustancial.

Multiplica el impacto en la percepción de un determinado producto y te conecta con las intenciones de compra de tus clientes.

Produce una impresión definitiva en el cerebro de los consumidores

Conecta con facilidad, aporta un valor diferencial en escenarios competitivos, minimiza el riesgo, el coste y elije la mejor opción de packaging.

¿Cómo?

Los tests de packaging realizados sobre muestras de clientes potenciales a los que se les aplican estímulos visuales de presentaciones de producto, permiten analizar mediante un análisis posterior qué es lo que realmente piensan los clientes potenciales ante un determinado diseño de embalaje.
 


 
Da un golpe de efecto e imprime personalidad a tus productos.
 

Rentabiliza tus acciones de marketing estratégico

La neurociencia cognitiva permite ver la relación entre la conducta y determinadas áreas del cerebro e investiga los mecanismos neurofisiológicos asociados con los procesos de toma de decisiones de los consumidores.

Hace posible testar el packaging de tus productos en el cerebro del consumidor.

Y para ello se sirve de la más avanzada tecnología de Magnetoencefalografía (MEG), registra los campos magnéticos que de forma natural emite el cerebro y mide la actividad cerebral en milisegundos.

Sigue en tiempo real la velocidad de procesamiento que utiliza el cerebro para comunicar información y así poder elegir la mejor versión de embalaje.

Predice el éxito de tus inversiones en packaging.
 
 
Packaging ganador